Diario de una Sirena - Blog personal de Ondina Diario de una Sirena: · Elegí la vida

martes, 6 de marzo de 2007

· Elegí la vida

Para tí, Anónimo. Espero que logres alcanzar la luz que traiga el sosiego al alma y renueve la ilusión.


No quise dormir sin sueños:

y elegí la ilusión que me despierta,

el horizonte que me espera,

y el proyecto que me llena,

y no la vida vacía de quien no busca nada,

no desea nada más que sobrevivir cada día.


No quise vivir en la angustia:

y elegí la paz y la esperanza,

la luz,

el llanto que desahoga, que libera,

y no el que inspira lástima en vez de soluciones

la queja que denuncia, la que se grita,

y no la que murmura y no cambia nada.


No quise vivir cansada:

y elegí el descanso del amigo y del abrazo,

el camino sin prosas, compartido,

y no parar nunca, no dormir nunca.

Elegí avanzar despacio, durante más tiempo,

y llegar más lejos,

habiendo disfrutado del paisaje.


No quise huir:

y elegí mirar de frente,

levantar la cabeza,

y enfrentarme a los miedos y fantasmas

porque no por darme la vuelta volarían.


No pude olvidar mis fallos:

pero elegí perdonarme, quererme,

llevar con dignidad mis miserias

y descubrir mis dones;

y no vivir lamentándome

por aquello que no pude cambiar,

que me entristece, que me duele,

por el daño que hice y el que me hicieron.


Elegí aceptar el pasado.

No quise vivir sola:

y elegí la alegría de descubrir a otro,

de dar, de compartir,

y no el resentimiento sucio que encadena.

Elegí el amor.


Y hubo mil cosas que no elegí,

que me llegaron de pronto

y me transformaron la vida.


Cosas buenas y malas que no buscaba,
caminos por los que me perdí,
personas que vinieron y se fueron,
una vida que no esperaba.
Y elegí, al menos, cómo vivirla.

Elegí los sueños para decorarla,
la esperanza para sostenerla,
la valentía para afrontarla

No quise vivir muriendo:
y elegí la vida.
Así podré sonreir cuando llegue la muerte,
aunque no la elija ...

... que moriré viviendo.


(Rudyard Kipling)

3 comentarios :

francisco dijo...

Verdadera esencia del amor y del otro.
No hay otra forma de saber que somos,si no permitimos pulirnos con todas aquellas cosas que nos llevan a la penumbra.
Con afecto y ternura.

Ondina dijo...

Gracias tu visita y sobretodo por la reflexión que nos envías. Muy sabia y demasiado olvidada.
Bienvenido Francisco.
:-)

Doctora Yvonne dijo...

qué poema espectacular, cómo me gustó carajo!!

(sino hubieras dicho que era de kipling, te hubiera tomado por genia, ondina, que de todas formas lo eres!)